Dvala (13) (online)
~ Con Colectivo Furtivo


Esta sesión fue diseñada en colaboración con Ricardo y Carmen, dos amigos jóvenes que propusieron como hilo conductor del taller la experimentación sonora, también como desencadenante de reflexiones acerca de la música que consumimos y la industria musical que la produce.

A través de un juego de adivinanza se consiguió la predisposición física y mental activa y relajada adecuada para el taller: cada uno hizo sonar un objeto sin mostrarlo delante de la cámara y los demás tuvieron que adivinar de qué se trataba.

En la parte central del taller se produjo una escucha activa de tres temas musicales de diverso tipo, mientras cada uno trasladaba gráficamente lo que percibía acústicamente al papel. Las imágenes que resultaron tenían relación entre ellas, se encontraron similitudes en cuanto a tonalidad, simbolismo, trazo. Lo que dio pie a una conversación sobre cómo nuestra generación ha aprendido la música, cómo está mediado nuestro disfrute de la misma o cómo se produce un cambio en la percepción sensorial cuando acotamos o matizamos el contexto de consumo.

Así, transitamos paralelamente por diversos aspectos de lo sonoro: su vinculación con lo visual, el sonido de los objetos cotidianos que ya se había explorado en sesiones anteriores a través del ASMR, la música como vía de conexión entre lo intelectual y lo físico, o como objeto de consumo.